BATALLA DE OLIVEIROS CON FIERABRAS NO CAMPO DAS DUNAS. VIII Parte

Traduce el texto/Translate page
Textos de Domingo Regueira inspirado por unha anciá de Sirves que lle falou dunha batalla alí ocorrida e que ela descubriu nun libro que lle trouxo seu pai da Arxentina. Referencias da batalla atopadas no Códice Calixtinus.

 

Lugar: Campo das Dunas
Olveira – Bretal – Sirves- RIBEIRA, 777 (ano máis, ano menos)

 

PARTE VIII

[lease en prosa]

Pra rematar este conto —como prometeu o xograr—, busquei por todos recunchos e no puiden encontrar, quedando empantanado sen podelo acabar, pero pra que esto non suceda, mirarei por outro lado, por si o caso se dera de algún lector enganchado. Pois sería unha faena o deixalo aquí plantado, no final deste relato coitadiño e malpocado.

Tamén puido ocorrer,
que o xograr romanceiro, 
nos deixara aquí plantados, 
por no ferir a estima, 
dos come-teles e alienados, 
fanáticos patrioteiros 
mercenarios do oligarca,
vasalos do señorío,
resinados coa miseria, 
conformistas coa desgracia, 
que aceptan con cega fe 
e innegable convicción,
os explícitos recibos
de teléfonos, fenosas,
lixo e contribución.

batalla de Carlomagno con Fierabrás

Para describir el cuadro
de aquel Campo de Batalla,
tendría que ser un diestro,
con la tecla literaria,
y como este no es el caso,
yo me limito a guiar,
para que por su mano vean,
el espantoso final
de aquella carnicería,
sangre, dolor, gritería, 
sin ambulancias, camillas
ya no digamos quirófanos, 
escayola ni aspirinas.
Los mutilados sangrando,
los moribundos rezando,

y para que no sufrieran,
ya lo pidieran o no,
sus compañeros los iban,
a todos…,

Entre los fétidos bafos,
de las tripas humeando
arrastrando en parihuelas
los fueron amontonando
a todo el largo del campo
enterrando los principales
como mandaban sus normas
en túmulos individuales:

Celebraron las exequias 
montando altares y estrados
con cantos rezos y lloros,
y fuegos por todos lados.

Cada uno con su rollo,
embaucaba a su tropa,
diciéndoles que las almas,
en la punta de las llamas 
a Dios iban viento en popa,
y los estaba esperando el viejo Papa de Roma,

mientras que a los paganos moros
los esperaba Mahoma. 

 

Cando acabou a tregua, para estes menestreis, levantouse unha surada, que as areas levantaba, e así foi como o vento, se encargou de sepultar, os milleiros de almiñas, que alí foron a parar, formando aquel albo tombo, chamado Monte Dunar.

Que vayan los armadanzas 
a defender su tajada,
heráldicas y blasones,
pazos, yates y esmeraldas
glamoures de lencería
colgajos y lentejuelas
de fina pedrería.
Que marchen ellos delante
los que provoquen las guerras
que organicen su mesnada
con sus mujeres y suegras 
y dejen de engañarnos con
la tropa mercenaria
que al fin y al cabo compuesta
por gente necesitada
igual que en tiempos de levas
que la cogían forzada
que dejen a los chavales
vivir la vida hasta viejos
sin que sus mentes sufran,

los traumas de la barbarie.

Retomemos ahora el texto,
para intentar acabar,
esta pesadilla arcana
que me vai a tolear.

Se retiran los ejércitos
de espaldas al temporal
y mirando hacia atrás
desde lo alto exclaman:

¡Xa non quero nin ver tal!

Y así fue como quedó, en la la memoria popular, el nombre que hoy conocemos, como entidad de Bretal.

Dende o monte da Cidá
Roldán moi contrariado
non ten para si sosego
pensando nos secuestrados.

Xa perderon a esperanza
de podelos liberar
e aínda por encima,
os teñen que abandonar.

Xa pouco queda que soportar.

Y mirando a su espada
estas historias le hablaba:
Nunca ha sobrevivido,
quien por ti resultó herido.
Mucho me dolería,
si cayeras en las manos 
de cualquiera golfería.
¡Oh! espada felicísima
de rápida estocada,
que nunca ha tenido igual
ni lo tendrá mañana
y para que esto no ocurra
te voy a reventar 
contra estos Cornos do Boi,
para que nunca jamás
nadie te vuelva a usar.

Pronunciando aqueles salmos, levantou aquela espada que descargou contra a rocha que en Ribeira chaman Rá, pedra que aínda alí se atopa, pedra que aínda alí está, agarrada nunha curva que sube o castro da Cidá.

E para asombro de todos, o podedes comprobar, como quedou a dita pedra, que lle falta a mita, sen que á Durandaina espada, nin o brillo lle saltara.

Viendo que no podía,
deshacerse del acero
hecho mano al olifante
y le pegó tal soplada 
que reventó en dos trozos
para que nadie llamara 
a ninguna juventud
jamás a una batalla.

O seguinte martes continuaremos coa batalla, suscríbete a listaxe «Todas as novas» do noso blogue para recibila no teu correo!

¡Non enviamos spam! Lee a nosa Política de Privacidade.

"Arqueoloxia Barbanza"

Domingo Regueira defínese a si mesmo como un chapuzas artístico ou trapalleiro literario. Publica regularmente no seu perfil persoal de facebook e podes seguilo na súa páxina «Arqueoloxía Barbanza» onde atoparás mais do seu interesante traballo de investigación arqueolóxica da nosa contorna. Ademais, os seus contos actuais, cargados de sarcasmo, son publicados en La Voz de Galicia (sección Barbanza). Tamén é colaborador no blogue da Asociación Barbantia «Café Barbantia» e a miúdo debuxa. Unha das exposicións mais recentes foi no Museo Valle-Inclán da Pobra do Caramiñal onde presentou unha serie de negras ilustracións sobre a obra do autor do esperpento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.