BATALLA DE OLIVEIROS CON FIERABRAS NO CAMPO DAS DUNAS. VII Parte

Traduce el texto/Translate page
Textos de Domingo Regueira inspirado por unha anciá de Sirves que lle falou dunha batalla alí ocorrida e que ela descubriu nun libro que lle trouxo seu pai da Arxentina. Referencias da batalla atopadas no Códice Calixtinus.

 

Lugar: Campo das Dunas
Olveira – Bretal – Sirves- RIBEIRA, 777 (ano máis, ano menos)

 

PARTE VII

[lease en prosa]

…apenas aquesto oyó,
a el se arrojó diciendo:
Levantate noble amigo
que ahora curarte quiero
las dos mortales heridas,
que Dios te dará el remedio,

y Fierabrás le responde,
no dilates mucho el tiempo,
por que tengo diez mil hombres,
en el monte encubiertos;
lo atravesó en el Caballo,
y montó a las ancas luego,
y a pocos pasos que anduvo,
reparó y vio que salieron
los que estaban en el monte,
y delante un Caballero
a librar a su Señor
viene mas veloz que un viento.
Oliveros dixo amigo,
mucho en el alma lo siento,
el no poderte llevar
donde estan mis compañeros,
que viene toda tu gente,
y nos corre grande riesgo,
por la breña se metió
y en un arbol muy espeso,
lo dexó bien abrigado,
entre quexas y lamentos,
y volviendose a el camino,
vió venir a el Caballero
bien a delante de todos
determinante y soberbio,
como no tenia lanza, 
quiso aguardarlo en el suelo,
se desmontó de Caballo,
y llegó el Turco soberbio,
y a el tiempo de ir a tirarle,
pegó un bote tan ligero,
que se metió por debajo,
y lo agarro del pescuezo,
y quitandole la lanza,
tomó su escudo y el yelmo,
que es lo que falta le hacia,
y por despacharlo presto
con el pomo de la Espada,
le pegó un golpe tan recio
encima de la mollera
que le hizo saltar los sesos,

Descanso:

E preciso facer algunha aclaración ou se cadra, reflexión. Para determinar se o fin desta batalla, era evitar a expansión do islamismo ou simplemente quitarlle o rabaño os turcos pagáns, e pasar ó pastoreo os apostólicos cristiáns.

Habería que preguntarlles os da grada de Villadóns, se as condicións melloraron despois das confrontacións.

…se armó muy ligeramente,
llegó la tropa a ese tiempo,
y entró por medio de todos
sin el temor de los riesgos,
a unos hiere y a otros mata,
a otros derriba en el suelo,
y como es tanta la gente,
me lo pillaron en medio,
dándole algunas heridas,
lo llevaron prisionero.

Comeza a traxedia:

¿Fallou o incenso? ¿As pingas do hisopo? ¿As pregarias?

Aquí algo pasou para que o celestial apoio loxístico —dicía Roldán—.nos
cortara o subministro?

Deus ou o Apóstolo. Que asuntos importantes os ocuparían pra deixalos ó garete.

Como din os do Vaticano.

“¿Onde andarían?” ¿Por que agora se desencadea esta estrondosa desfeita?

Fue la nueva a Carlo Magno,
el cual acudió ligero
con la gente que tenía,
a socorrer a Oliveros:
se armó tan cruel batalla,
que los once Caballeros,
andaban por aquel campo,
como lobos carniceros,
y de los diez mil que había,
no quedaron ni ochocientos:
a este tiempo el Almirante,
volvió a enviar otro tercio;
pero viendo Don Roldan
que les ha entrado refuerzo,
mandó recoger su gente,
para unir los Caballeros.

Pero dos dez mil que había, nin oitocentos quedaron. E contando polos dedos, saen nove mil douscentos os mozos que alí quedaron; deixando, amores, familia e xogos, e anos non disfrutados.

Xa non falemos dos nosos, como din na actualidade, morreron pola mesma causa, víctimas da vaidade, dos considerados señores, “sangue da divinidade”.

Na época en que se extraía a area na explanada das Dunas descubriuse un atracadoiro antigo onde os barcos que subían polo río coa marea chea, o usaron para cargar a tella que nos fornos de Olveira, próximos a este peirao se elaboraba.

Pero al tiempo de juntarse,
apresaron cuatro de ellos,
y se ponen en huida

con esta presa que hicieron.
a este tiempo Carlo Magno,
fue recogiendo sus muertos,
encontró con Fierabrás,
muy mal herido y sangriento,
llevaronlo a San Alberto

y dentro de poco tiempo,
con bebidas y reparos
en breve en si lo volvieron,
pidió que lo Cristianasen
con grande fervor y celo,
dieron cuenta al Arzobispo,
y en la Iglesia de Postmarcos,
bautizan a Fierabrás,
donde sus padrinos fueron
el valeroso Roldan,
y el Guarín de Oliveros:
pusieronlo luego en cura,
y así que se vido bueno,
era azote de Turquía,
y castigo de protervos,
porque en todas las batallas
llevaba por compañero
a el Caballero Roldan,
mostrando muy bien su esfuerzo.

Y ahora Juan José López
a los lectores discretos
en otra tercera parte
les dirá el fin que tuvieron
los cinco pares de Francia,
que llevaron prisioneros.

 

NOTA RECENTE:

Despois de moitos anos, atopei o resto do romance (Terceira parte) que vos expoño en outros capítulos despois de que pasen estas datas de nadal nas que estamos. A min paréceme un pouco pesado pero; alá cada cal.
Ata o 18 de xaneiro!

O seguinte martes continuaremos coa batalla, suscríbete a listaxe «Todas as novas» do noso blogue para recibila no teu correo!

Quero recibir información da listaxe de:

¡Non enviamos spam! Lee a nosa Política de Privacidade.

"Arqueoloxia Barbanza"

Domingo Regueira defínese a si mesmo como un chapuzas artístico ou trapalleiro literario. Publica regularmente no seu perfil persoal de facebook e podes seguilo na súa páxina «Arqueoloxía Barbanza» onde atoparás mais do seu interesante traballo de investigación arqueolóxica da nosa contorna. Ademais, os seus contos actuais, cargados de sarcasmo, son publicados en La Voz de Galicia (sección Barbanza). Tamén é colaborador no blogue da Asociación Barbantia «Café Barbantia» e a miúdo debuxa. Unha das exposicións mais recentes foi no Museo Valle-Inclán da Pobra do Caramiñal onde presentou unha serie de negras ilustracións sobre a obra do autor do esperpento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *